ARTRÍTIS REUMATOIDE

La palabra artrítis significa inflamación de las articulaciones. En realidad, existen muchos tipos de artrítis y algunas otras patologías que algunas veces se confunden con la artrítis. En BIOMAB nos enfocamos específicamente en la artrítis reumatoide.

Ésta es una enfermedad de base genética, lo cual quiere decir que la enfermedad hace parte del código genético de las personas desde el momento en el que nacen. Es decir, que normalmente hay mayor riesgo de sufrir la enfermedad si se ha presentado antes en nuestras familias. Sin embargo, es una enfermedad cuyos síntomas no son inmediatos: La deformación de la artritis se expresa a través del tiempo como resultado de varios factores. Por esto, es una enfermedad que tiende a suceder con mayor frecuencia en adultos mayores, aunque en realidad afecta a toda la población.

Es importante saber que aunque la enfermedad afecta las articulaciones, en realidad es una patología del sistema inmune. Ésto significa que es el resultado de una falla en el sistema de defensas del organismo. La falla lleva a las defensas a tener una respuesta inmune contra los órganos y tejidos propios, como las articulaciones. Al ser una enfermedad sistémica puede afectar cualquier parte del cuerpo. Al ser una enfermedad Inflamatoria conduce a la hinchazón de las áreas afectadas.

SIGNOS Y SINTOMAS

El signo más común de la artrítis reumatoide es la inflamación de las articulaciones, especialmente aquellas de las manos y en ocasiones las de los pies. En estados avanzados es frecuente la presencia de deformidades y dificultades motrices en las articulaciones afectadas. Tiende a ser una enfermedad simétrica por lo que ocurre en ambas manos o pies a la vez. Sin embargo, es importante recordar que cualquier articulación puede estar inflamada y afectada por la artrítis: cadera, muñecas, rodillas, tobillos, hombros, columna cervical, codos, etc.

El síntoma más común el dolor articular y el calor en las zonas inflamadas, especialmente después de largos periodos de inactividad (Por ejemplo, al despertarse). Además suele ser un dolor espontáneo (No como resultado de golpes o torceduras) que se alivia a lo largo del día con la actividad física. Ésto sucede porque el movimiento drena las articulaciones del líquido acumulado durante el reposo. Algunas veces el dolor puede verse afectado por la condición climática, incluyendo el frío o la humedad.

La reacción auto-inmune de la artrítis ataca al propio cuerpo. Por ésto disminuye el cartílago que protege las articulaciones permitiéndoles deslizarse suavemente. Además, incrementa el flujo de sangre y la inflamación. La inflamación y la reducción del cartílago, afectan el hueso erosionándolo, es decir, desgastando las superficies y generando fricción.

OTRAS AREAS AFECTADAS

Aunque se manifiesta principalmente en las articulaciones, la artritis reumatoide es sistémica, por lo que puede afectar todo el cuerpo. Además, su tratamiento involucra otras partes del cuerpo. Es común la presencia de:

  • Ojos secos o inflamados
  • Daño al pericárdio (Membrana que cubre el corazón) y aumento de riesgo cárdiovascular
  • Daño en el pleura (Membrana que recubre el pulmón)
  • Nódulos reumatoides en la piel
  • Atrapamiento de nervios (Dolor)
  • Daño en el riñón, daño gastrointéstinal y gastrítis causados por los medicamentos
  • Rígidez matutina
  • Pérdida de peso
  • Fiebre baja
  • Anemia
MIS DERECHOS COMO PACIENTE
  • Derecho a recibir atención de un equipo asistencial idóneo con accesibilidad, oportunidad, continuidad, pertenencia, seguridad, dentro de los recursos de la institución.
  • Derecho a mantener comunicación plena y clara con el médico, apropiada a mis condiciones psicológicas y culturales, que me permiten obtener toda la información necesaria respecto a la enfermedad que padezco, así como a los procedimientos y tratamientos que me van a practicar y al pronóstico y riesgos que dicho tratamiento conllevan.
  • Derecho a consentir o rechazar los tratamientos y en caso de inconsistencia o minoría de edad, que mis familiares y representantes tomen decisiones dejando expresa constancia, ojalá escrita de mi voluntad.
  • Derecho a recibir un trato digno respetando mis creencias, sentimientos y costumbres, así como las opiniones personales que tengo sobre la artritis.
  • Derecho a que todos los informes de la historia clínica sean tratados de manera confidencial y secreta y que solo con mi autorización puedan ser conocidos.
MIS DEBERES COMO PACIENTE
  • Soy responsable de seguir el plan de tratamiento recomendado, procurando el cuidado integral de mi salud y la de nuestra comunidad.
  • Asistir puntualmente a las citas, controles médicos, talleres, charlas y diferentes programas de promoción y prevención.
  • Tratar con dignidad al personal asistencial y administrativo que me atiende y respeta la intimidad de los demás pacientes y acompañantes.
  • Reconocer que los resultados de los tratamientos instaurados dependen no solamente de la pericia del médico tratante sino también de la evolución natural de mi enfermedad, la gravedad de la misma, el seguimiento a las indicaciones médicas, así como los medios reconocidos científicamente para tratarla y/o curarla.
  • Suministrar información veráz, clara y completa sobre mi estado de salud al equipo médico.