CONSEJOS Y RECOMENDACIONES

La familia BIOMAB le ofrece a los pacientes un sistema de apoyo, de tratamiento integral y holístico para mejorar la calidad de vida de cada persona. Como parte de ese proyecto, le brinda recomendaciones y consejos a los pacientes de artritis reumatoide,  sus familiares y cuidadores.

Los consejos y recomendaciones no sustituyen el tratamiento médico y la evaluación por parte de un profesional, pero son una manera sencilla de educar a las personas afectadas y mantener el vínculo con los pacientes fuera y dentro de BIOMAB.

TERAPIA FÍSICA EN CASA

Nuestro equipo de fisiatría, terapia física y terapia ocupacional tiene los siguientes consejos para pacientes que sufren de artritis:

Es importante mantener la actividad física. Las dolencias de la artritis reumatoide tienden a llevar a los pacientes al reposo por miedo o por evitar el dolor. Sin embargo, los síntomas se alivian con el ejercicio puesto que el movimiento drena los líquidos inflamatorios de las articulaciones.

Hay que realizar caminatas y estiramientos. Es importante combinar la actividad física para mantener en movimiento todo el cuerpo, mejorando la salud general, activando las articulaciones y favorecer el estado anímico. Las caminatas y el tiempo al aire libre son indispensables para la síntesis de vitamina D, la cual es necesaria para la salud de los huesos.

Deben realizarse ejercicios terapéuticos ordenados. Es importante seguir las recomendaciones personalizadas que recibe cada paciente para llevar a cabo los ejercicios que mayor impacto tengan en el bienestar, asegurando que no haya complicaciones.

Es importante el uso de férulas, plantillas, bastones y otras prótesis.Éstos dispositivos están diseñados y formulados para ayudar a corregir deformidades, facilitar movimientos, actividades y mejorar las funciones del aparato locomotor.

La educación sobre la enfermedad ayuda a la mejoría. Conocer el deterioro que sufren las articulaciones permite usarlas pensando en el futuro y mejorando la actividad diaria. Así se evitan las actividades que degeneran las articulaciones y que no son funcionales. Un terapista ocupacional puede ayudar al paciente a identificar los malos hábitos para implementar técnicas de conservación de energía y protección articular.

Es necesario buscar superficies de apoyo. El uso de una tabla de picar a la hora de cocinar puede cambiar radicalmente el desgaste que sufre una articulación.

Es importante evitar actividades de fuerza y contrafuerza. Ésto incluye evitar destapar tarros y no cargar bolsas pesadas con los dedos.

Evitar los agarres cortos ayuda a superar las dificultades motrices.Mediante el uso de aditamentos o adquiriendo implementos especiales se puede lograr independencia y mejorar la funcionalidad. Por ejemplo, mediante el uso de cepillos de dientes y cuchillos con mangos gruesos y largos.

El enfoque del paciente debe ser igual para la terapia física y los medicamentos. La actividad física reduce el dolor sin necesidad de medicamentos y le da tiempo a los mismos para tomar efecto. Además, solo la terapia física y ocupacional le permiten al paciente regenerarse y ver cambios en el desempeño físico, independencia, funcionalidad, calidad de vida, y estado mental y emocional.

La Terapía Física le da control al paciente sobre su tratamiento y mejoría.A diferencia del paciente dependiente exclusivamente del medicamento, un paciente activo que sigue un plan casero y asiste a sesiones de fisioterapia está a cargo de su cuerpo, asiste al médico y al cuidador en su tratamiento, participa de las actividades en familia y en comunidad, controla su dolor de manera natural y se hace responsable directo de su calidad de vida.

El Fisiatra ayuda a identificar dolores no asociados a la artritis reumatoide. En ocasiones, el tratamiento con medicamentos no se percibe como efectivo porque median otros factores que generan dolor en el paciente. Identificar el origen del dolor y tratarlo mediante terapia física contribuye al bienestar y al buen estado de ánimo del paciente, evitando la depresión y mejorando su adherencia al tratamiento.

Es importante que familiares, amigos y cuidadores participen. El núcleo de apoyo del paciente debe estar bien informado sobre la enfermedad y sobre las instrucciones de terapia física para contribuir a su desarrollo, fomentando los espacios de actividad y apoyando física y emocionalmente al paciente en su proceso de rehabilitación.

El sueño y el reposo son factores claves. Por eso, es importante trabajar de la mano de los reumatólogos y fisiatras para asegurar que se establezcan buenos patrones de sueño mediante mejoría en los hábitos, alivio del dolor y buen manejo de los medicamentos.

NUTRICIÓN

Nuestro equipo de Nutrición tiene los siguientes consejos para pacientes que sufren de artritis:

Es importante comer para evitar la gastritis. La ingesta de medicamentos que no está acompañada de la ingesta de alimentos lleva comúnmente a la gastritis, lo cual puede generar un círculo vicioso. Comer cada tres horas en pequeñas porciones es ideal para evitar ésta condición.

Hay que tomar vitaminas y minerales, calcio y ácido fólico. Los suplementos contribuyen a la salud del paciente, a su nutrición, y al buen funcionamiento de los tratamientos. El calcio ayuda a contrarrestar los efectos de algunos medicamentos sobre los huesos, mientras que el ácido fólico ayuda a manejar los efectos secundarios de algunos tratamientos.

El consumo de frutas y verduras limpia el organismo. Son ideales para descargar el hígado que se encuentra afectado por la ingesta de medicamentos para la artritis reumatoide. Las frutas y verduras proporcionan antioxidantes y fibra.

El sobrepeso genera complicaciones. Además de afectar la salud general del paciente, el sobrepeso incrementa los dolores en las articulaciones y lleva a los pacientes a buscar el reposo constante. Además, es indispensable tener buen peso para los pacientes que requieren cirugía.

Es indispensable seguir el plan de alimentación sana. Cada plan está disenado de manera personalizada por el equipo de nutrición para ajustarse al cuerpo y al tratamiento de cada paciente. Los cambios deben realizarse de manera progresiva y solo bajo consejo médico, para garantizar el éxito del tratamiento.

TERAPIA DE APOYO

Nuestro equipo de Psicología y Terapia de Apoyo tiene los siguientes consejos para pacientes que sufren de artritis:

La comunicación es un factor clave. Es indispensable que el paciente comunique sus emociones y su dolor. Además, es importante que el paciente exprese esta información de manera que sea útil para los miembros de su sistema de apoyo. Esto permite identificar el progreso de la enfermedad, la condición en la que se encuentra el paciente y el nivel de calidad de vida.

Es necesario educarse. Los pacientes que conocen bien su enfermedad tienen mejor control sobre su dolor, su mejoría y su progreso. Esto les permite aceptar su enfermedad, mejorar su resiliencia ante el dolor y la dificultad y enfrentar sus miedos respecto al futuro. Además, los pacientes educados en artritis reumatoide saben que no deben basar su tratamiento en mitos sino en el conocimiento proporcionado por los médicos.

Es necesario generar un sistema de apoyo. El sistema está compuesto por la familia del paciente, los amigos, los cuidadores y la familia BIOMAB. El sistema de apoyo es indispensable para garantizar la adherencia al tratamiento, la buena calidad de vida y los resultados de los esfuerzos realizados por el paciente.

La salud emocional es tan importante como la salud física. Algunos pacientes sienten resistencia a la hora de visitar el psicólogo o terapeuta de apoyo. Sin embargo, desconocen el gran impacto que tiene ésta persona sobre sus vidas, en espacial sobre su calidad de vida. Mediante el psicólogo, el paciente puede expresar todos sus miedos, temores y preocupaciones, aliviando la carga sobre el núcleo familiar, mejorando su comunicación, haciéndose cargo de su tratamiento y manejando de mejor manera las crisis.

Los cuidadores también necesitan ser cuidados. Es importante que las familias, cuidadores, acompañantes y amigos hagan parte del proceso, se eduquen y busquen fortaleza en el sistema de apoyo para así prestarle la mejor atención posible los pacientes de artritis reumatoide.